Micropolítica

>> lunes, 25 de enero de 2010


Días atrás, Antoni Gutierrez-Rubí nos sorprendió con la publicación de su nuevo libro Micropolítica.  Este magnífico documento representa no sólo una lección  técnica de comunicación,  sino una reflexión innovadora para afrontar la batalla política desde la izquierda.


 “La política que gana (convence y seduce) contagia ilusión. Y el ánimo es energía movilizadora. Los retos y problemas del mundo (con la crisis económica-financiera, medioambiental y política) que dejan a millones de personas en la precariedad, la miseria o en el umbral de la muerte es algo muy, muy serio. Ciertamente. Pero lo enorme (por abrumador y devastador que parezca) debe ser combatido con inteligencia y determinación. Para ello, necesitamos sumar muchas voluntades y alianzas para una gobernabilidad progresista y sostenible del planeta. Mejor será que lo hagamos con ilusión cautivadora… o nuestra tristeza emocional, combinada con nuestro aburrimiento intelectual nos alejará –definitivamente- de la fuerza emergente que quiere cambiar el mundo.”


La política de las emociones, una nueva forma de comunicación con una ciudadanía que pide a gritos ser escuchada y comprendida…

Siguiendo la filosofía 2.0 “compartir la información”, este libro puede descargarse en versión pdf, aunque los nostálgicos del papel tenemos la posibilidad de solicitar un ejemplar de forma gratuita.

Convencida del bien que estas ideas pueden hacernos, lo recomiendo con sinceridad.

Gracias Antoni :)

Feliz lectura!!

Read more...

La "estrategia" de Massachutsetts

>> viernes, 22 de enero de 2010

El pasado martes se celebraron elecciones extraordinarias en el Estado de Massachusetts. El motivo: cubrir la vacante en el Senado provocada por la muerte del carismático Ted Kennedy. Este Estado de la costa este, tiene un gran valor simbólico para el partido demócrata por ser considerado el núcleo del pensamiento progresista en U.S.A., cuna además de la formación más elitista. Desde 1928 es un bastión demócrata que sólo había cedido a los encantos de  Reagan y a la solemnidad de Eisenhower.

Este fracaso electoral demócrata puede atribuirse a varias cuestiones, sin embargo destacan aquellas que tienen que ver con los errores del perdedor.

El exceso de confianza en Massachusetts hizo a este partido descuidar la campaña, sin ser capaces de prever que una posible expresión de protesta ciudadana hacia Obama y su gestión, podrían concurrir a las urnas.

Una candidata gris frente a un líder mediático. Tan gris que pasa desapercibida en su propia web oficial.

La exposición de la gestión del Presidente en unas elecciones extraordinarias, dejando el peso de la comunicación a Obama, sus complicaciones y su desgaste.

En definitiva, pareciese que el partido demócrata no había diseñado su guión de campaña para estas elecciones.

Cualquier avezado contador de votos podría minimizar la derrota argumentando que la diferencia apenas alcanza los 5 puntos, sin embargo hace tan sólo un año Obama derrotó a McCain por 25 puntos, contando con un millón de votos más, en el mismo escenario.

Esta calamitosa ausencia de estrategia, aporta al partido demócrata otras derrotas simbólicas que le confieren una apariencia de mayor debilidad que antes de esta convocatoria.

Se pierde al sucesor de Ted Kennedy, se pierde el número mágico en el Senado y se pone en peligro  la reforma de la sanidad, proyecto más ambicioso de la Administración Obama.

Parece, por tanto, que el partido demócrata ha cometido un gran error al no haber considerado la baza de Massachusetts desde un punto de vista estratégico.

Y es que en la estrategia electoral hay que calcularlo todo, no se puede dejar nada al azar ni a la tendencia histórica.

Los candidatos, los rivales, la militancia,  el humor, la comunicación, la motivación, el partido, los medios…han de merecer la mayor de nuestras atenciones, ya que no se debe dar un paso sin haber analizado antes el camino que nos abre.

Investigación, análisis de posibles escenarios,  inversión calculada,  estrategia rígida, táctica flexible…

Felices y enérgicas estrategias :P

Pd: gracias Treintanyero por pensar aquella noche conmigo.

Read more...

Políticos y publicidad

>> miércoles, 30 de diciembre de 2009

El acercamiento de los líderes políticos al mundo del deporte es una realidad apreciable en los medios de comunicación. Una forma que tienen los representantes públicos de acercarse a su electorado es a través de ídolos deportivos. Yuri Morejón, en su artículo “La camiseta de la victoria”, analiza este hecho de una forma gráfica y divertida.


La importancia de los líderes deportivos en la sociedad los transforma en canales de comunicación sencillos para la política rompiendo barreras que alejan al político del ciudadano.

Una imagen pública dentro de este ámbito y rodeado de “héroes nacionales” transmite credibilidad al político ante su electorado. Tampoco es raro verlos practicando deporte, cuestión que los humanizan aportando cercanía.

Credibilidad y cercanía: dos atributos básicos en un líder.

Hasta aquí todo parece tener sentido.

Ahora bien, el tándem Rita-Camps nunca termina de sorprenderme.

La proyección internacional de la Comunidad Valenciana y la inversión en la Fórmula 1 son factores importantes en las razones del voto PP valenciano, ya que éste ha conseguido hacer del deporte de motor una de sus banderas.

En este contexto, como si de la alfombra roja se tratase, ambos personajes públicos pasean su charm por el circuito de Cheste a lomos de un Ferrari.



En esta imagen hay una marca, un empresario multimillonario, deportistas de élite y políticos. Lujo y poder tras un escándalo de corrupción.


No hay una presencia deportiva. Fernando Alonso no viste su mono de piloto, no hay coche Fórmula 1. No hay deporte.

Si la pretensión de estas apariciones públicas es potenciar la credibilidad y la cercanía, no creo que esta imagen lo consiga. Pero, ¿y si no son esos los objetivos perseguidos?

¿Rita y Camps se ponen al servicio de la publicidad?...



Feliz año y prósperas estrategias!!

Read more...

¿Deberíamos conocer ya nuestros candidatos a la Alcaldía?

>> martes, 15 de diciembre de 2009

La decisión de la Ejecutiva Federal del PSOE de no elegir candidatos a las elecciones municipales hasta después de la Presidencia Española de la Unión Europea, ha levantado voces que ya los vienen reclamando mientras otras se decantan por la prudencia y la dilación en el tiempo de la decisión. Ambas posturas pretenden acertar con el mejor momento para la presentación pública de nuestros candidatos. La cuestión es ¿hay un momento ideal?


Aquí entran en confrontación el marketing político y la estrategia global de partido. El primero apuesta por el trabajo en la notoriedad social de la persona a medio-largo plazo, mientras que la estrategia global de partido persigue el engranaje de una realidad compleja.

A 16 meses de las elecciones, el escenario ideal es tener un partido sólido y un candidato posicionado. Superar la barrera del 80% de conocimiento en un año para un “challenger” es complicado, lo cual no implica que las elecciones estén perdidas.

Si bien es cierto que la presencia de éste es primordial en la contienda electoral, ganar unas elecciones no se reduce sólo a ella.

Torres Hurtado, actual Alcalde de Granada del PP, presentó su candidatura a menos de un año de las elecciones en 2003 y consiguió mayoría absoluta. Un conjunto de variables jugaban a su favor: un tripartito dividido, mala gestión de la figura del Alcalde, un Psoe desengrasado, un Partido Popular fuerte, una sociedad descontenta y cansada de polémica…todas ellas unidas a un candidato tardío pero con una carrera política interesante, hicieron posible esos resultados.

La ausencia de candidato no implica falta de liderazgo público.

Hay municipios donde el liderazgo del candidato es tan claro que la elección interna del mismo se convierte en trámite. En este caso lo trabajamos como si el candidato fuera oficial a pesar de no serlo: elaboramos una estrategia en función de su tipología, sin dejar de lado el partido.

En los municipios en los que no existe esa figura, tendremos que derivar los esfuerzos hacia la organización, trabajando marca, posicionamiento y credibilidad, de manera que sirva de base al aspirante. Éste necesitará un partido fuerte que le transmita estos atributos y le ceda el liderazgo llegado el momento. En esta situación nos ocupamos del posicionamiento de partido y jugamos con factor sorpresa del cabeza de lista.

En la campaña electoral no existe un modelo ganador en el que todos debemos basarnos, e imitar. La variedad de contextos municipales es tan amplia que sería imposible encontrar un patrón de éxito. A diferentes escenarios, diferentes estrategias diseñadas a medida.

Read more...

¿Qué esconcen las bambalinas de la comunicación del Partido Popular?

>> jueves, 3 de diciembre de 2009

Todo lo que hacemos para comunicar, comunica. La cuestión es si estamos comunicando el mensaje que queremos:

El presidente del PP reúne a un grupo de escolares de 10-11 años, en las instalaciones de calle Génova, para explicarles el significado de la Constitución Española.




Detrás de esta pantomima hay una persona que piensa en todo (o en casi todo). Seleccionar un grupo de primaria de un colegio privado/concertado, con uniforme color anaranjado, de una localidad madrileña (Sevilla La Nueva) donde gobierna el PP con mayoría absoluta, e invitarlos a la sede del partido a contarles la importancia de la C.E.

Un grupo de niñ@s, porque representan la familia y el futuro. Un centro privado/concertado porque es acorde a la ideología del partido. De una localidad donde gobiernan porque en este momento del calendario electoral hay que reforzar posiciones. Y en calle Génova porque es la sede de la marca PP.

Podrían haber escogido un colegio público de Alcorcón y realizarlo en el Congreso de los Diputados, que es donde se debaten y aprueban las leyes, y es la casa de todos. Pero no.

Aquí se pretenden dos efectos. El primero afecta la imagen pública de Mariano y del PP. El segundo, convertir a todos los asistentes en agentes electorales.

Estos niñ@s, que han asistido con el consentimiento paterno, llegarán a sus casas excitados por la excursión y comentarán a diestro y siniestro en su ámbito cotidiano (unas veces motu proprio, otras incitados por sus orgullosos padres) que estuvieron en la sede del PP con Mariano Rajoy. Serán transmisores de la marca. Pero este objetivo es secundario cuantitativamente hablando.

La pretensión del PP es mostrarnos un líder ocupado en las nuevas generaciones, en el futuro, en la familia, en la democracia…, un líder proactivo. Sin embargo vemos una persona, y a un partido, preocupados por la carrera electoral.

La falta de fe de Rajoy en lo que está haciendo, no hablar el lenguaje adecuado al público que tiene delante, y la composición del acto en sí, le resta credibilidad como político. El error es creer que se transmite implicación cuando en realidad se está transmitiendo falsa implicación, lo cual cae en la deshonestidad. Porque vemos con claridad que todo ha sido un montaje, la ciudadanía lo nota y se siente engañada.

Esto es sólo un ejemplo de lo que no hay que hacer. El marketing político es una herramienta para comunicar mensajes, no lo convirtamos en una forma de hacer política.

En política, hay que creer en lo que se hace.

Read more...

Visitantes

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP