¿Deberíamos conocer ya nuestros candidatos a la Alcaldía?

>> martes, 15 de diciembre de 2009

La decisión de la Ejecutiva Federal del PSOE de no elegir candidatos a las elecciones municipales hasta después de la Presidencia Española de la Unión Europea, ha levantado voces que ya los vienen reclamando mientras otras se decantan por la prudencia y la dilación en el tiempo de la decisión. Ambas posturas pretenden acertar con el mejor momento para la presentación pública de nuestros candidatos. La cuestión es ¿hay un momento ideal?


Aquí entran en confrontación el marketing político y la estrategia global de partido. El primero apuesta por el trabajo en la notoriedad social de la persona a medio-largo plazo, mientras que la estrategia global de partido persigue el engranaje de una realidad compleja.

A 16 meses de las elecciones, el escenario ideal es tener un partido sólido y un candidato posicionado. Superar la barrera del 80% de conocimiento en un año para un “challenger” es complicado, lo cual no implica que las elecciones estén perdidas.

Si bien es cierto que la presencia de éste es primordial en la contienda electoral, ganar unas elecciones no se reduce sólo a ella.

Torres Hurtado, actual Alcalde de Granada del PP, presentó su candidatura a menos de un año de las elecciones en 2003 y consiguió mayoría absoluta. Un conjunto de variables jugaban a su favor: un tripartito dividido, mala gestión de la figura del Alcalde, un Psoe desengrasado, un Partido Popular fuerte, una sociedad descontenta y cansada de polémica…todas ellas unidas a un candidato tardío pero con una carrera política interesante, hicieron posible esos resultados.

La ausencia de candidato no implica falta de liderazgo público.

Hay municipios donde el liderazgo del candidato es tan claro que la elección interna del mismo se convierte en trámite. En este caso lo trabajamos como si el candidato fuera oficial a pesar de no serlo: elaboramos una estrategia en función de su tipología, sin dejar de lado el partido.

En los municipios en los que no existe esa figura, tendremos que derivar los esfuerzos hacia la organización, trabajando marca, posicionamiento y credibilidad, de manera que sirva de base al aspirante. Éste necesitará un partido fuerte que le transmita estos atributos y le ceda el liderazgo llegado el momento. En esta situación nos ocupamos del posicionamiento de partido y jugamos con factor sorpresa del cabeza de lista.

En la campaña electoral no existe un modelo ganador en el que todos debemos basarnos, e imitar. La variedad de contextos municipales es tan amplia que sería imposible encontrar un patrón de éxito. A diferentes escenarios, diferentes estrategias diseñadas a medida.

4 comentarios:

Anónimo,  15 de diciembre de 2009, 18:35  

Cuando desde hace ya casi dieciseis años viene ganando las elecciones (hablo de Huelva) un descerebrado pupulista y el partido no ha sido capaz de presentar un candidato/a verdaderamente alternativo ni de apoyar con la suficiente credibilidad a los que ha presentado, que hay que hacer? esperar a que el degaste pueda con el alcalde actual (que es un ave fenix capaz de hacer ver lo blanco negro a cualquiera)o planteear una alternativa verdaderamente seria desde ahora sin esperar lo que sea conveniente para el resto del partido.
Creo que hay casos que se deberían tratar con carácter excepcional y mi ciudad es uno de ellos, antes de que se extienda más la sensación de que el propio aparato prefiere perder aquí las elecciones para no enfrentarse a la cruda realidad municipal.

Anónimo,  16 de diciembre de 2009, 17:47  

Me parece acertada la postura, en tanto que la notoriedad se puede lograr por otros medios sin anticiparnos tanto.
Un beso desde Coruña.
Ton

Juanjo López 16 de diciembre de 2009, 20:58  

Para mi gusto, elegir a los candidatos socialistas después de la presidencia de la UE es una buena idea. Junio de 2010 es buena fecha para comenzar a trabajar con los candidatos.
En verano las agrupaciones se "pondrían de acuerdo" en su candidato. Algunas incluso lo harán antes.
En septiembre, con el inicio del curso político, lo colocas en un puesto de relevancia para la ciudadanía.
A partir de ahí tienes 7-8 meses para trabajar en su posicionamiento.
Cada municipio es un mundo, pero en 6 meses se puede hacer una gran campaña.
No se qué te parece a ti, Ana.

ignacio henares 17 de diciembre de 2009, 23:40  

Lo mas probable es que quien sabe. En mi opinion mas vale temprano que tarde. Que no me mojo? Pues yo estoy a favor de las primarias y me la volveria a jugar con lo mejor que tengamos. Pero no estoy disponible, je, je

Publicar un comentario

Visitantes

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP