La "estrategia" de Massachutsetts

>> viernes, 22 de enero de 2010

El pasado martes se celebraron elecciones extraordinarias en el Estado de Massachusetts. El motivo: cubrir la vacante en el Senado provocada por la muerte del carismático Ted Kennedy. Este Estado de la costa este, tiene un gran valor simbólico para el partido demócrata por ser considerado el núcleo del pensamiento progresista en U.S.A., cuna además de la formación más elitista. Desde 1928 es un bastión demócrata que sólo había cedido a los encantos de  Reagan y a la solemnidad de Eisenhower.

Este fracaso electoral demócrata puede atribuirse a varias cuestiones, sin embargo destacan aquellas que tienen que ver con los errores del perdedor.

El exceso de confianza en Massachusetts hizo a este partido descuidar la campaña, sin ser capaces de prever que una posible expresión de protesta ciudadana hacia Obama y su gestión, podrían concurrir a las urnas.

Una candidata gris frente a un líder mediático. Tan gris que pasa desapercibida en su propia web oficial.

La exposición de la gestión del Presidente en unas elecciones extraordinarias, dejando el peso de la comunicación a Obama, sus complicaciones y su desgaste.

En definitiva, pareciese que el partido demócrata no había diseñado su guión de campaña para estas elecciones.

Cualquier avezado contador de votos podría minimizar la derrota argumentando que la diferencia apenas alcanza los 5 puntos, sin embargo hace tan sólo un año Obama derrotó a McCain por 25 puntos, contando con un millón de votos más, en el mismo escenario.

Esta calamitosa ausencia de estrategia, aporta al partido demócrata otras derrotas simbólicas que le confieren una apariencia de mayor debilidad que antes de esta convocatoria.

Se pierde al sucesor de Ted Kennedy, se pierde el número mágico en el Senado y se pone en peligro  la reforma de la sanidad, proyecto más ambicioso de la Administración Obama.

Parece, por tanto, que el partido demócrata ha cometido un gran error al no haber considerado la baza de Massachusetts desde un punto de vista estratégico.

Y es que en la estrategia electoral hay que calcularlo todo, no se puede dejar nada al azar ni a la tendencia histórica.

Los candidatos, los rivales, la militancia,  el humor, la comunicación, la motivación, el partido, los medios…han de merecer la mayor de nuestras atenciones, ya que no se debe dar un paso sin haber analizado antes el camino que nos abre.

Investigación, análisis de posibles escenarios,  inversión calculada,  estrategia rígida, táctica flexible…

Felices y enérgicas estrategias :P

Pd: gracias Treintanyero por pensar aquella noche conmigo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Visitantes

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP